Son los hombres que crean las empresas.
Painies un ejemplo de ello. De pequeña empresa artesanal, fundada en 1954, en 50 años ha llegado a ser una de las sociedades líder en el sector.
A fines de los años ’60 alcanzó las dimensiones de pequeña empresa. En 1972 se transformó en sociedad anónima y fue necesario construir también un establecimiento más moderno y equipado.
El momento de mayor desarrollo de la empresa coincidió con la aparición del monomando, en los años ’80. Hoy Paini es una gran industria que surge en un área de aproximadamente 100.000 m², de los cuales 70.000 cubiertos, con una fuerza de trabajo de 390 trabajadores.

El ciclo de producción prevé únicamente el uso de materias primas de calidad superior, que cumplan con las rigurosas normas UNICEE e IAPMO. Particularmente apreciable la instalación de tratamiento P.V.D., que permite obtener acabados más resistentes respecto a los tradicionales.
Actualmente la mano de obra es especializada y preparada también por medio de cursos profesionales internos; están previstos unos cursos de perfeccionamiento dedicados a estudiantes de institutos técnico-comerciales.
Podemos ofrecer una amplia gama de grifería: monomandos, decoración de baños y artículos para obras, para cocinas, baño y ducha. La producción actual es de aproximadamente 4 millones de piezas al año. El ciclo de producción prevé el uso exclusivo de materias primas de calidad superior, que cumplan con las rigurosas normas UNI-CEE. El Centro de Investigación está dotado de laboratorios de ensayo y análisis para estudios y adquisición de experiencias sobre problemáticas mecánicas, químicas y funcionales.

La producción es totalmente interna y de ciclo completo, con amplio uso de tecnologías modernas sobre máquinas transfer y multimandril. Los controles de calidad se efectúan en todas las fases de la producción y elaboración, desde las principales hasta las adicionales. A este fin se utilizan también instrumentos automáticos, programados según precisos protocolos de evaluación para cada elaboración. La limpieza final de las piezas puede ser robotizada o manual, según las problemáticas de producción y el nivel de acabado de cada pieza. La instalación de cromado es una de las más grandes del mundo en el sector de la grifería.

Asegura automáticamente el estándar de espesor de los cromados requerido por las normativas internacionales. Cada pieza es transportada sobre bastidores suspendidos con doble riel electromecánico. El barnizado se hace en el interior de nuestra empresa, con procedimientos de recubrimiento tanto con polvo epoxi como con líquidos. En particular, se puede apreciar la instalación de tratamiento P.V.D., instalación que permite obtener acabados más resistentes que los tradicionales. Nuestros productos cumplen con los estándares internacionales de muchas entidades de unificación: somos una de las pocas empresas italianas del sector que para sus productos cuentan con las marcas de homologación IAPMO válidas para los EE.UU.